Barcelona Cultura
  • Ikunde. Barcelona, metrópoli colonial

    10 Junio 2016 - 30 Junio 2017
    10 Jun 2016 - 30 Jun 2017

Ikunde. Barcelona, metrópoli colonial

Recepción de Copito de Nieve por el alcalde Jose María de Porcioles. Barcelona, 18-3-1967. Pérez de Rozas. Arxiu Fotogràfic de Barcelona

Fullet promocional de CAPA (Compañía Anónima de Productos Africanos). Barcelona, 1944. Arxiu Històric de la Ciutat de Barcelona

La sede de la calle Montcada acoge una nueva exposición dedicada a la relación entre Barcelona y la Guinea Española. Está comisariada por Andrés Antebi, Pablo González Morandi, Alberto López Bargados y Eloy Martín Corrales.

El mes de octubre de 1966, el hallazgo de un gorila albino en las selvas guineanes supuso un hito inesperado. Capturado por los campesinos que previamente habían disparado contra su madre, la cría, de entre dos y tres años, llegó a manos de Jordi Sabater Pi, responsable del centro de experimentación y aclimatación Ikunde, fundado por el Ayuntamiento de Barcelona en 1959. Enviado semanas más tarde al zoo barcelonés, la excepcionalidad del animal aconteció inmediatamente un motivo de atención internacional. En medio del clima de incertidumbre que Barcelona experimentaba durante la década de 1970, Copito de Nieve se erigía como un nuevo icono atractivo y moderna, uno de los más célebres embajadores de la ciudad y personaje destacado de un relato que sólo cambiaría definitivamente con la organización de los Juegos Olímpicos de 1992.

El 1968, en el crepúsculo del franquismo, la entonces colonia española Guinea logró su independencia, bautizada como Guinea Ecuatorial. Se clausuraba pues un período oscuro de la historia del territorio centroafricano, dominado por las lógicas extractivas propias de la dominación colonial: cacao, café y maderas nobles, principalmente.

A diferencia de lo que podría imaginarse, la auténtica metrópolis de aquel proyecto colonial no fue Madrid, sino Barcelona. En efecto, desde finales del siglo XIX, la rica actividad industrial radicada en la Ciutat Condal había estimulado una importante transferencia de inversiones hacia aquella colonia lejana, mientras los misioneros clareteanos, a partir de su sede en Vic, se encargaban de las tareas de evangelización de las poblaciones autóctonas.

A medida que se consolidaba la empresa colonial, la explotación de las riquezas del territorio se vio secundada por una red cada vez más numerosa y diversa de colonos y de proyectos, algunos de ellos bajo criterios que ya no eran únicamente comerciales.

Quizás el colofón de los proyectos científicos destinados en Guinea fue la creación, el 1959, del centro de Ikunde, a pocos kilómetros de Bata, la capital de la Guinea continental. Construido gracias a la iniciativa personal de Antoni Jonch, entonces director del Parque Zoológico de Barcelona, y Augusto Panyella, director del Museo Etnológico, y dirigido por Jordi Sabater Pi, Ikunde aprovisionó durante una década buena parte de los fondos zoológicos, etnológicos, arqueológicos y botánicos del Ayuntamiento de Barcelona, y se erigió como una institución clave para comprender algunas características esenciales en la emergencia de la red de equipamientos culturales de que dispone actualmente la ciudad.

Tomando como hilo conductor la creación de Ikunde en medio de la selva tropical, la exposición pretende revisar el vínculo complejo y ambiguo trazado entre Barcelona y Guinea.

IKUNDE. Barcelona, metròpoli colonial se podrá visitar desde el 10 de junio hasta el 30 de junio del 2017.

En el vestíbulo

Naxi

Los naxi y la escritura dongba

Exposición de pequeño formato sobre la escritura dongba de los naxi, habitantes de las montañas del sudoeste de la China, a la provincia de Yunnan. Muestra gratis situada en el vestíbulo del museo.

Ver